fbpx

Universal Acadèmia
Universal Acadèmia

Modelo Educativo

La Revolución Industrial forjó nuestro mundo, pero también configurar nuestros sistemas educativos: ¡tenemos un sistema de educación industrial! Es un modelo basado en la producción. Dos factores influyeron mucho en la educación: el primero fue la economía industrial, que provocó una cultura organizativa de la educación extremadamente lineal, centrada en los estándares, la conformidad y el otro gran factor de influencia fue la cultura intelectual de la Ilustración, que derivó en la cultura académica de la educación, provocando una de las características de nuestra enseñanza: la jerarquía de las asignaturas en las escuelas. En la mayoría de sistemas tenemos, encima de todo de la jerarquía, la lengua, las matemáticas y las ciencias; un poco más abajo están las humanidades, como la geografía y los estudios sociales y debajo de todo están las disciplinas artísticas. ¿Para que esta jerarquía? Sin duda, por razones económicas. Se considera que las materias que están más arriba de la jerarquía son más relevantes para el mundo laboral...

Accès al centre
Acceso al centro

Los sistemas educativos a nivel mundial están bajo una tremenda crisis. Todos los países buscan una mejora sustancial que nos permita sentirnos orgullosos de la forma en que crecen nuestros hijos. Lamentablemente, ninguna de estas reformas está atacando el problema desde el fondo, sino desde la forma. Nadie se atreve a hacer saltar por los aires las bases de un sistema educativo engendrado en el siglo XIX bajo el abrigo y las necesidades de la Revolución Industrial. Se continúa tratando a los alumnos como una pieza impersonal dentro de un engranaje lineal. Se introducen a los alumnos en paquetes o clases que avanzan por diferentes fases ya preestablecidas y con un claro objetivo final: terminar la Universidad y entrar a formar parte del mercado laboral.

El problema empieza aquí. Ni debemos fomentar únicamente los talentos asociados al hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, ni todos los niños son iguales, ni todos aprenden a la misma velocidad. De hecho son reveladoras las conclusiones a que ha llegado la Khan Academy, según las cuales un inicio en principio nada prometedor puede llevar a un aprendizaje mucho más profundo y duradero. Eso sí, se necesita atención y personalización. Un esfuerzo que no suelen contemplar nuestros sistemas educativos.

Àrea d'espera
Área de espera

Este esquema, aún vigente, premia el talento que permite enriquecer la industria actual. En ese momento se creía que había unos pocos talentos y una única y válida inteligencia. Continuamos anclados en conceptos que te llevan a estudiar aquello con "buenas salidas". Y, lamentablemente, estamos descubriendo de una manera muy brusca, que estas nuevas salidas hoy, puede que no lo sean mañana. Pero el auténtico drama de todo esto es que, una vez que la "industria educativa" nos ha dado forma y nos "pone en venta", nos encontramos, en la mayoría de los casos, con un desconocimiento absoluto de nosotros y de nuestros talentos . Los hemos olvidado, se nos han quedado por el camino. Porque cuando estaban a flor de piel, cuando podían ser desarrollados a pleno rendimiento, el sistema educativo tenía ya estipulado que mi rendimiento sería más rentable si desarrollaba mi lado izquierdo del cerebro que si desarrollaba el derecho. No era rentable mi formación emocional, ni mi formación como pintor, músico o actor... En la sociedad industrial no le interesaba eso.

Cambiar un modelo mecanicista por un modelo orgánico, adaptarse a los alumnos y estudiar sus necesidades, inquietudes y modos de desarrollo. Permitir que florezcan los talentos acompañando. Son las bases que necesitamos revisar urgentemente. Se trata de que cada alumno reciba "su" información en "su" manera, estimulando sus canales de percepción. El esfuerzo es grande, sí. Es mucho más sencillo el actual modelo industrial. Pero ya sabemos que esto no desarrolla personas, desarrolla trabajadores. Y sólo habrá buenos trabajadores si antes hay buenas personas.

No podemos mantenernos estáticos en la queja, justificando nuestra inoperancia bajo un sistema educativo obsoleto. Desde nuestra posición podemos y tenemos mucho que hacer. Nuestra responsabilidad como padres, madres, profesores, amigos, es fomentar el desarrollo del talento de quienes nos rodean. "Si aceptamos que nuestros hijos son sus pasiones, y no nuestros miedos, el mundo lo moverá la pasión (Toshiro Kanamori), no el dinero. El dinero será la consecuencia (una de ellas), pero nunca la meta.

Aula 2
Aula 2

Queremos poner nuestro grano de arena y colaborar para que el Sistema educativo lleve a cabo su principal misión: Ayudar a cada persona a descubrir su vocación, A través del ofrecimiento permanente de modelos, estímulos, oportunidades, y de una ayuda permanente en la toma de decisiones. El objetivo debe ser que el hecho, ahora casi aleatorio y fortuito, de descubrir la vocación, eso que cada uno de nosotros hacemos tan bien y nos gusta tanto, sea el fundamento de la enseñanza, y que se descubra gracias a la escuela, gracias a procesos de enseñanza que lo promuevan de la forma más sistemática y eficaz posible, como es el caso de nuestro Proyecto. Un Proyecto que encuentra sus raíces en un deseo profundo de no cruzarnos de brazos y tratar de promover un cambio necesario en el modelo de aprendizaje y de relación profesor-alumno.

Cerrar menú
es_ES
ca es_ES
×